Carne blanca: diferentes tipos y propiedades (+Infografía)

En días recientes, mientras iba a mi trabajo, escuché uno de esos programas de radio en donde suelen hablar un poco de todo y de nada. En esa oportunidad, el tema era sobre alimentación y salud, y recuerdo que uno de los puntos que tocaron fue el de las dietas vegetarianas.

Como es normal que suceda en ese tipo de programas, el “malo de la película” fue la carne, así, sin distinción alguna, la carne. Y, atención, de entrada aclaro que no tengo absolutamente nada en contra de las dietas vegetarianas ni veganas, lo importante –siempre lo repito– es mantener un ritmo de alimentación lo más balanceado posible.

Hecha la aclaratoria, vuelvo al punto inicial: ¿es posible agrupar a todos los tipos de carnes bajo un mismo calificativo por el solo hecho de ser carne? Me parece un poco limitativo, además de equivocado, tratar el tema en modo generalizado.

Y es que hablar de carnes, es hablar de una gran variedad que sin ser expertos en la materia, salta a la vista con tan solo ir al mercado: bovina, equina, de pollo, pavo, cordero, conejo, cerdo… inclusive, el pescado es un tipo de carne (aunque muchas veces no se le incluye en esa categoría).

En esta oportunidad, he querido hablar especialmente de las carnes blancas y para ello orienté mi discurso bajo la guía de gente mucho más experta en la materia que yo, como lo es todo el equipo que conforma la redacción de La Cucina Italiana, importante revista gastronómica (impresa y online) de amplia circulación en Italia (les recuerdo que yo no soy nutricionista, soy solo una gran apasionada de la cocina).

Carne roja o carne blanca

La clasificación en carne roja o carne blanca se basa en el color característico de la carne fresca; es una clasificación que puede cambiar de país a país. Lo importante es saber que cada tipo de carne posee sus características y propiedades específicas que las diferencian unas de otras.

La carne blanca se caracteriza por lo fino de sus fibras y la baja presencia de grasa, lo cual, definitivamente ayuda al proceso de digestión, además de proporcionar una menor cantidad de calorías con respecto a las carnes rojas.

Por mucho tiempo se ha creído que por su color, la carne blanca carece de poder nutritivo, lo cual está muy lejos de la realidad. Por ejemplo, no es verdad que contienen bajo contenido de hierro, no obstante las carnes rojas contengan cantidades más abundantes. Igualmente, la carne blanca posee altas cantidades de vitaminas del grupo B.

La carne blanca no solo contiene proteínas en cantidades elevadas, sino además de una calidad particularmente mayor porque es rica en aminoácidos, muy necesarios para el crecimiento sobre todo de los niños.

Algunos tipos de carne blanca

¿Cómo conservar la carne blanca en casa?

El frío y un adecuado envasado (o empaquetado), son fundamentales para prolongar en el tiempo la frescura de la carne. La primera cosa que debemos hacer al llegar de la carnicería o del supermercado, es acomodar la carne en contenedores de plástico en el refrigerador, en el lugar destinado para ese fin, pues la temperatura allí es lo suficientemente fría como para conservarla durante 3 o 4 días al máximo.

Otra buena técnica de conservación, consiste en el envasado al vacío y posterior refrigeración. Si necesitamos conservar la carne por tiempos aun mayores (más de 15 días, por ejemplo), entonces lo más recomendable sería congelarla.

(*) Con información nutricional tomada de la edición N° 37 de la revista gastronómica La Cucina Italiana, dedicada a las carnes blancas (Octubre, 2012).

AO&P

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. mp_dc dice:

    Muy interesante tu entrada Anna! Saludos!

    Me gusta

  2. elcieloyelinfierno dice:

    Muy buena y esclarecedora entrada! Dices con absoluta precision; que “todos los extremos son malos”. Y ello lo confirma la ciencia en cuanto a la llamada “alimentación saludable”, en la cual la inclusión tanto de las carnes o rojas, es de suma importancia. En el caso del pescado, esencialmente el “azul” del mar posee un alto componente de Omega 3. Aún en las carnes “rojas”, si esta es magra tiene alto valor proteico. Ha sido excelente tu exposición y muy importante para todos aquellos que demonizan el consumo de carne. Ello sucede -y los respeto- que son fervientes veganos , y afirman que consumir cualquier tipo de carne, es consumir lo que denominan “energía muerta”. Un cálido saludo.

    Le gusta a 1 persona

  3. Excelente artículo Ana, particularmente pienso que hay una histeria colectiva alrededor de la carne, de pronto es casi que un crimen comerse un bistec. Yo no tengo problemas en que los veganos y vegetarianos se pasen la vida pastando. Lo que me molesta es la superioridad moral que se abrogan para hacer de jueces de todo aquel que no adopte ese estilo de vida. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias… me hace feliz que te haya gustado nuestro artículo y, pues sí, el moralismo en general “nos está matando”. Un saludo y hasta la próxima.

      Le gusta a 1 persona

  4. Laura dice:

    Mi madre que tiene problemas de digestión consume carne blanca y le sienta genial. Muy buena información. Saludos Anna

    Le gusta a 1 persona

  5. Muy interesante 😋. Yo como de todo y si estamos llegando a un punto de que todo, lo mires por donde lo mires parece que es malo. Primero hay que informarse y luego actuar. Gracias 💋

    Le gusta a 1 persona

Responder a annaolioepeperoncino Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s